De una forma sencilla pero con gran alegría, inauguramos el curso de los grupos ANAMO. Unos con la incertidumbre de saber "dónde nos hemos metido" y muchos con la ilusión de continuar su experiencia, nos embarcamos juntos en una aventura que perdurará en nuestra memoria. Nos esperan grandes momentos que compartir con nuestros compañeros, amigos, animadores...pero sin olvidar a Jesús, quien nos convoca cada viernes y en cada encuentro. Él, con Mª Ana y San Francisco, será nuestra guía para descubrir el sentido de esta GRAN FAMILIA ANAMO. Como cada año, pero éste de forma especial, estaremos ahí, DANDO LO MEJOR DE NOSOTROS.