Con alegría y satisfacción concluimos los distintos encuentros de zona celebrados durante este primer trimestre.

 

Hemos podido presenciar el fabuloso grupo de animadores que entrega de forma altruista parte de su tiempo para acercar a nuestros chicos el mensaje de Jesús. En cada uno de los encuentro no ha faltado la alegría, el sentimiento de familia y la ilusión para llevar a cabo el nuevo proyecto de ANAMO.

 

Nuestro agradecimiento a todos y cada uno de ellos. Son los primeros en enrolarse en familia de ANAMO , los que rápidamente han respondido al reto con valentía, porque, sin duda es tiempo de ANAMO. Y no nos podemos olvidar a la Comisión ANAMO, que generosamente ha elaborado un proyecto que entusiasma porque es nuestro , es de nuestra familia y porque responde a las necesidades detectadas con un ingente esfuerzo de actualizacion al lenguaje de nuestros niños y jóvenes. .