Estas semanas, nuestros centros aprovechan para hacer inmersiones en el extranjero e intercambio de alumnos. Destinos como Sheffield, Doncaster, Montmartre o Brigtown son los elegidos para este curso.

 

Estas inmersiones e intercambios son una gran experiencia y oportunidad, tanto a nivel personal como académico. Nuestros alumnos van a crecer como personas, porque el hecho de salir de su zona de confort, de su círculo de amigos y rutinas, para adaptarse a lugares, culturas, costumbres y rostros desconocidos, les va a reportar el desarrollo de nuevas habilidades y autonomía personal.

Es posible que los alumnos puedan sentir algo de miedo a lo que les espera “al otro lado”, pero deben estar tranquilos, puesto que van a encontrarse con personas de su edad, que probablemente sentirán lo mismo que ellos.

El contacto con personas desconocidas y de costumbres diferentes, desarrollará la capacidad de empatizar de nuestros alumnos, haciéndoles más tolerantes y abiertos al mundo. Asimismo, les va a reportar una mayor confianza en ellos mismos, así como la capacidad de adaptación a los cambios y de resolución de problemas.

En el plano académico, los beneficios son máximos, puesto que los alumnos, dependiendo de la duración de su estancia en el extranjero, habrán tenido que adaptarse a estudiar en otro idioma (lo cual es un esfuerzo importante), con un sistema académico que tal vez sea totalmente diferente al que el alumno está familiarizado, y, dependiendo del nivel lingüístico del alumno, volverá con una elevada fluidez de la lengua extranjera o bien volverá con unas bases fuertes que le permitirán aprender con mayor rapidez el conocimiento del segundo idioma.

Podemos terminar afirmando que el intercambio de alumnos y la inmersión en el extranjero es UNA EXPERIENCIA QUE VA MÁS ALLÁ DE LOS IDIOMAS.

 

¡¡¡Descubre sus Experiencias AQUÍ!!!
 

Destacado: