Calcetines en el balcón, el árbol de Navidad bien preparado y adornado, agua y leche para los camellos y hasta una copita de anís para que los tres magos de oriente se le haga más soportable el trayecto.

 

En esta noche mágica, donde los nervios de los más pequeños afloran, los tres Reyes Magos tienen que moverse con celeridad para llegar a tiempo y cumplir con el gran objetivo. Vídeo juegos, lol surprise, nenucos, monopatines, MP4, arena mágica…Las alforjas bien llenas. Cada juguete es motivo de ilusión para nuestros niños y los reyes se afanan para dar respuesta a la numerosas cartas recibidas. Nuestros protagonistas de Oriente quieren apreciar desde la distancia la sonrisa del niño y la alegría pizpireta de la niña al levantarse.

 

Hace miles de años nuestros magos tuvieron la suerte de encontrar a quien buscaban. Seguían una estrella y descubrieron a La Luz del mundo. Se quedaron sorprendidos ante la presencia del niño Jesús. Maria y José lo presentaban orgullosos a toda la humanidad, representada en estos fabulosos y obstinados magos. Dios se ha hecho hombre y su plan de salvación está destinado a todos los hombres y mujeres de nuestro mundo.

 

En una noche como esta, el niño envuelto en pañales en un pesebre también fue obsequiado con oro, incienso y mirra. Con el oro lo Reyes Magos adoraban a Jesús que es rey de un reino de justicia, paz y amor. También le entregaron incienso reconociendo que Jesús es Dios y, por último le entregan mirra para agradecer que Dios se ha hecho hombre, a imagen y semejanza nuestra, que padecerá injustamente como tantas personas de nuestro mundo y morirá falsamente acusado.

 

Acordémonos en este día tan especial de tantos niños y niñas que no recibirán su regalo. Ellos tienen necesidad de otros dones tan necesarios como son La Paz, la comida, una familia, una escuela y una vida digna.

 

Disfrutad de esta maravillosa y alegre noche. Es Jesús quien de nuevo se presenta ante cada uno de nosotros, glorifiquémosle.