Internet ha revolucionado nuestra forma de vida y comunicación, así como nuestro modo de interactuar con el entorno que nos rodea; pero esta nueva era digital conlleva ciertos riesgos y amenazas que están presentes en el día a día de todos los usuarios, y especialmente en el de los menores.


Internet es una plataforma inagotable de información y aprendizaje, pero también da acceso a nuestros alumnos a contenidos sumamente peligrosos a los que están expuestos.

 

Con las redes sociales hay que tener especial cuidado, pues son plataformas donde se comparten vídeos, fotos y comentarios, que, una vez están subidos a dichas plataformas, son de rápida difusión por otros usuarios, y muy difíciles de eliminar de la red. Además, estas redes sociales son espacios donde el “cyberbullying” (acoso a través de medios de comunicación y electrónicos) o el “phishing” (suplantación de identidad) están muy presentes y son fácilmente practicables.

 

La educación es la mejor arma para combatir estas amenazas. Las familias y las escuelas juegan un papel vital a la hora de explicar a los niños y jóvenes qué tipos de acoso pueden producirse en Internet y los riesgos que conllevan.

 

Algunos consejos que os damos para minimizar los riesgos:

  • No facilitar datos personales
  • Tratar que nuestros niños y adolescentes utilicen Internet en una sala común
  • Inculcarles desde pequeños hábitos digitales que construyan una cultura de privacidad y seguridad
  • Incluir filtros de navegación a contenidos inadecuados
  • Respetar la edad mínima necesaria de utilización de las rrss
Destacado: